22 jul. 2010

Denim para ti, Denim para mi, Denim para todos.

Cuando era pequeña y mi querida madre aún tenía el poder sobre mi guardaropa usaba una camisa denim (o de jean) que combinaba perfectamente con oh la la otra prenda de denim: mi pantalón. Por mucho tiempo odié esa combinación, sobre todo porque era algo impuesto y no algo que yo elegí usar. La camisa denim pasó al olvido junto con el poder de mi madre sobre lo que debía de usar.

Tenía unos 13 o 14 años y volvió el denim a mi vida, esta vez se trataba de un jean Milk (un minutos de silencio para esta marca que tanto amé) y una casaca de jean que usaba día y noche. No miento al decir que lo usaba siempre, adoraba usar mi pantalon de jean con mi casaca de jean y, además, adivinen... una cartera de jean. Oh, buenas épocas. Lamentablemente, luego de unos años odié tanto denim junto y regresé a solo usar un pantalón de jean. Creo que todos amamos el denim. Queremos salir, vernos bien y sentirnos cómodos, la salida sencilla y práctica: un jean. Esto es algo que sigo haciendo, amo mis jeans, a unos más que a otros eso sí. Ellos saben cuál es el favorito y, sin embargo, no se vengan haciéndome ver mal... siempre quedan bien.

Luego de una larga reflexión sobre el denim y cuál ha sido su rol en mi vida, regreso al punto de este post: larga vida al denim. Creo que todos nos hemos dado cuenta que el denim volvió y con fuerza. Hay chalecos, pantalones, blusas, camisas, carteras, faldas y más. Es cuestión de saber como llevarlo, combinarlo, sentirse cómodo(a) y crear nuevas apariencias.

El denim (aunque suene medio cursi o idiota) siempre estará con nosotros, ahora mismo yo deseo tener de vuelta esa camisa que mi madre me hacía usar... amarla y usarla hasta que sus compañeras blusas en el armario estén celosas.


Agrégale unas leggins o unas panties a tus shorts de jean ya que este frío lo amerita...


Willabelle Andy T


Jean con un vestido o denim con denim, todo vale.


Twenty & twelve D & G

Otra cosita: A veces las camisas de jean en las tiendas por departamento u otras tiendas de costura Peruana son medio caras. La solución es (si no eres eticosa) ir a las tiendas de ropa de 2da ya sea el mercado de surquillo, los comerciales al final de la av. Grau o a una tienda que está entre Bolívar y Sucre en Pueblo Libre. Eso o buscas en el armario de tu madre o abuela, por ahí deben tener algo.


Fotos de ELLE.es y Lookbook.nu

No hay comentarios:

Publicar un comentario