11 ene. 2012

Twenty three



Feliz navidad, feliz año, feliz bajada de reyes, feliz todo.

Hace demasiado tiempo que no escribo y me siento terrible de no hacerlo. Y no es que tenga una larga lista de lectores pero, de cierta forma, es mi escape. Mi forma de escribir y escribir (algo que me gusta mucho) sin dejarlo guardado en algún archivo de Word del cual olvido el nombre en alguna carpeta. Y es que este año me obligaré a escribir más seguido. Por año no me refiero al dichoso 2012 que, si bien es cierto, para muchos es el inicio de una vida nueva, para mí más significado tiene el día en el que cumplo años. Aunque ni tan lejana mi fecha de nacimiento es a la de año nuevo, solo doce días después pero, a fin de cuentas, cumplir años para mí es un año nuevo y una historia nueva.

El último año de vida ha tenido de TODO, creo que no había vivido tantas cosas en tan corto tiempo. He pasado por experiencias terribles, superado situaciones que pensé no tener la fortaleza para sobreponerme, así como también he logrado muchas cosas buenas. Las buenas, me quedo con las buenas y con todas las sonrisas que estas me sacaron.

Mi vigésimo segundo año de vida trajo consigo muchas lecciones que antes no me había puesto a pensar detenidamente (en otros años) pero que puedo (recontra) resumir en cinco cosas:

Nunca perder la fe. Aplica para todas las situaciones pero en este caso hablo de encontrar a “LA persona”. Ay que cursi, pero es cierto. Este año me enseñó que, a pesar de tener tantas heridas en el corazón, uno siempre tiene que sonreír. Aún creo en que puedo enamorarme y ser feliz, recuperé la fe y esperanza que hace mucho había perdido. Después de todo soy humana, soy mujer y sí, creo en el amor (otra vez).

Mi felicidad depende de mí misma. Y si yo no soy feliz, ¿cómo puedo hacer feliz a los que me rodean? En varias ocasiones mentí y dije “estoy bien” cuando por dentro era un desastre, felizmente tuve grandes personas que estuvieron conmigo. Sin embargo, y felizmente, dejé de permitir que los problemas que otros me ocasionaban me dañaran, decidí vivir feliz. Hay muchas personas que no siempre quieren tu felicidad (lo cual me parece lo más raro del mundo porque mientras quienes quiero son felices yo lo soy aún más) pero no tienes que dejar que eso te afecte. Mi felicidad está en mi tranquilidad. Quienes me hieren, no me quieren, así de simple y es muy raro como aquellos que están más cerca de ti lo hacen. De cierto modo les agradezco porque solo me han hecho más fuerte.

Soy hija única pero tengo grandes hermanos. Si no los tuviera qué sería de mí. Ellos (y ellas) han estado conmigo cuando más lo necesitaba (y hasta cuando no jajaja) y no podría ser más agradecida. Han sido y son demasiado para mí. Han sido mi más grande apoyo y palabras me faltan para decirles lo feliz que soy de tenerlos en mi vida (cada uno y una sabe cuánto los aprecio). Por otra parte, me sorprende haber conseguido nuevas amigas (suelo llevarme mejor con los hombres) que me han demostrado con sus consejos y acciones lo excelentes personas que son. A todos mil gracias y espero no defraudarlos en ningún momento.

El que persevera, alcanza. Lo tengo clarísimo desde que tengo 17 años y sigue así. Puedes demorarte o toparte con alguna dificultad en el camino, sin embargo, todo el esfuerzo siempre tiene sus frutos y éxitos. De eso no tengo duda alguna, he logrado muchas cosas este año y faltan aún muchas metas más por cumplir. Sigo ahí, perseverante, en una competencia conmigo misma, feliz de aprender nuevas cosas y lograr todas las que tengo en mente.

Mi mejor título es “mamá”. Nunca estará de más decir lo mucho que amo mi rol de madre. Mi pequeña es mi motor y mi inspiración. Le estaré eternamente agradecida por haber llegado a mi vida tan rápido, haber abierto mis ojos y hacer de mí una mejor persona. Cada uno de mis logros te los dedico Luciana.


En eso se resume mi el último año de vida. Estoy ansiosa por ver que viene este año, ya confirmado está mi egreso de la universidad (yeeei!), el resto de planes son privados (algo tengo que guardarme solo para mí!) y se que se cumplirán, estoy segura de ello. Este vigésimo tercero año de vida promete y le sonrío de oreja a oreja. Feliz cumpleaños a mí.






Imágenes: Tumblr

No hay comentarios:

Publicar un comentario